Tratamiento y educación para niños con autismo
Como aún no se ha demostrado una cura para el trastorno del espectro autista (TEA), el tratamiento temprano del TEA, el uso de programas escolares y la obtención de ayuda médica adecuada pueden reducir en gran medida los síntomas del TEA y aumentar la capacidad de su hijo para crecer y aprender habilidades nuevas.

Intervención temprana
La terapia conductual intensiva durante los primeros años y en la edad preescolar puede mejorar significativamente las habilidades cognitivas y del lenguaje en niños pequeños con el TEA.
La Academia Americana de Pediatría ha notado recientemente características comunes de programas efectivos de intervención temprana que incluyen:

• Comenzar tan pronto como se haya diagnosticado el TEA en el niño
• Proporcionar actividades de aprendizaje focalizadas y desafiantes al nivel adecuado de desarrollo del niño al menos 25 horas semanales y 12 meses al año
• Tener clases pequeñas que permitan a cada niño tener un tiempo individual con el terapeuta o maestro y realizar actividades de aprendizaje en grupos pequeños
• Recibir entrenamiento especial para padres y familia
• Fomentar actividades que incluyan a niños con desarrollo normal, siempre y cuando dichas actividades ayuden a cumplir un objetivo de aprendizaje específico
• Medir y registrar el progreso de cada niño y ajustar el programa de intervención como sea necesario
• Proporcionar un alto grado de estructura, rutina y ayudas visuales, como programación fija de actividades y límites claramente definidos, para reducir las distracciones
• Guiar al niño para que adapte las habilidades aprendidas a las nuevas situaciones y entornos y mantenga las habilidades aprendidas
• Usar un programa con enfoque en lenguaje y comunicación, habilidades sociales, como atención conjunta (mirar a otras personas para llamar la atención hacia algo interesante y compartir la experiencia), autoayuda y las habilidades para la vida diaria, como vestirse y asearse, métodos basados en la investigación para reducir conductas desafiantes, como la agresión y las rabietas
• Habilidades cognitivas, como simular juegos o ver el punto de vista de otro
• Habilidades comunes de preparación para la escuela, tal como reconocimiento de las letras y conteo

La discapacidad del autismo, no se puede curar completamente, pero si se interviene desde cuando es bebé y recibe buena educación, la discapacidad del autismo mejoraría.

Para que el niño o joven con TEA pueda vivir tranquilamente, en su casa y en la escuela se necesita conocer las siguientes pautas:

• Tienen una hipersensibilidad que nosotros no tenemos, hay muchas cosas que para ellos son desagradables.
• Primero hay que investigar que le resulta desagradable para retirar la causa de desagrado para él. Si el puede sentirse tranquilo, el puede relacionarse con otra persona poco a poco.
• Siempre vamos a ofrecer un buen ambiente al niño con autismo.
Para que niños con autismo logren entender bien se debe conocer que:

• No logran comprender menos del 10% de lo que les dice en un solo lenguaje, por lo que el lenguaje será ruido para ellos.
• Entienden mejor visualizando imágenes asosiando acciones.
• El niño con autismo, al mirar el manejo de una maquina, logra recordarla enseguida, por eso se les debe mostrar elementos (Tarjetas, cromos, fotos, etc) para que logren entender

Para comunicar su exigencia a otra persona:
• Si un niño con autismo grave, escucha unas palabras o frases todos los días, es por que puede entender unas palabras un poco.
• Si entra en un estado de asi situación (no hay que exigir que hable) ya que es muy difícil conseguir el lenguaje en esa edad.

Aferrarse obstinadamente a una costumbre y una ceremonia que son específicas e insignificantes. Y querer hacer la misma cosa.
• No es buena idea de que le haga dejar así comportamientos.
• Es mejor ofrecer a el un tiempo reducido de que quiera hacerlo, por ejemplo: de a 10h00 a 11h00, haga lo que quiera pero luego vamos a trabajar.

Sobre la salud
• Si el niño o joven con TEA tiene electroencefalograma, es porque hay una probabilidad de que le ocurra un ataque.
• Cuando se golpea con las manos, llévelo a otro sitio o lugar en donde se sienta tranquilo.